Janvier 25, 2021
Par Zone À Défendre
395 visites



A la delegación zapatista que pronto estará en camino  
Un pensamiento especial para [email protected] [email protected] muertes por el coronavirus o [email protected] por el mal gobierno y sus esbirros.

Nosotras somos algunas mujeres+ que os escribimos desde la ZAD de Notre-Dame-Des-Landes cerca del océano, al oeste de Francia. Pensamos que es importante hablar desde este punto de vista, el de las mujeres+, no el de el oeste de Francia- y bien que por vuestra llegada – si decidís venir aquí- el conjunto de [email protected] habitantes se alegra, se unirá a la organización y ya están [email protected] Queremos deciros hasta que punto nos sentimos motivadas por la elección de vuestra delegación. Estaremos encantadas de acogeros, y más que nunca estamos listas para (re)contraer el virus de la rebelión.

Nuestro territorio es mucho más pequeño que el vuestro pero estuvo a punto de ser sepultado por una pista de aeropuerto que pretendía recubrir sus 1600 hectáreas de bocage [1]. [email protected] luchamos durante años y hemos construido formas de autonomía politico sociales, y agrícolas, atravesadas por decenas de miles de personas. En Enero de 2018, el Estado abandonó su plan aeroportuario mortífero, pero sin soportar la idea de vernos festejar la victoria sobre las ruinas de este megaproyecto, empezó, en Abril de 2018, una operación militar de expulsión de [email protected] 300 habitantes de la zona, y una batalla infernal contra todas las personas que vinieron a apoyarnos. Conseguimos ponerle fin a esta batalla – aunque un tercio de las viviendas fueron destruídas durante la fase de negociación con el gobierno- y mantenemos una relación de fuerza que nos permite continuar con cierto margen de libertad y de lo común sobre esta porción de terreno, con algunas decenas de lugares de habitación conectados. Ahora que nos hemos deshecho de la amenaza de esas hectáreas de cemento, nuestras formas de lucha se transforman, pero las vuestras no han dejado nunca de inspirarnos.

Por nuestro cielo compartido nuestros mundos se tocaban ya. Por los relatos de aque[email protected] de [email protected] que han ido a conoceros y, sobretodo por vuestros textos, habéis, desde hace mucho tiempo, empapado nuestro imaginario.
Pronto vuestros cuerpos de desplazarán, atravesarán la mar y nos reuniremos a este lado del océano. Pensar en ese momento nos llena de alegría.

Leer vuestra declaración nos dio escalofríos. Pues sentimos por la lucha zapatista una afección particular y una gran admiración. A menudo miramos vuestras experiencias para encontrar inspiraciones para nuestros sueños de colectividad, y hasta hemos llegado a imaginarnos que sería más sencillo tener un puente en medio del atlántico para poder reunirse ocasionalmente, para una asamblea o un pozol. Pero claro, paradójicamente, habríamos probablemente luchado [email protected] contra un mega-proyecto de semejante envergadura.

Pero dejemos a un lado la megalomanía y seamos simples. Frente al cúmulo de crisis, (ecológica, sanitaria, política), nos queda, como de costumbre, explorar los márgenes y las contra corrientes. Mirar la otra vertiente de la crisis. Aquí, en nuestro país, las estructuras sociales y sanitarias públicas, todavía funcionales, parecen vivir sus últimas horas mientras que las leyes liberticidas, el racismo asumido, la violencia policial, y la vigilancia generalizada ganan terreno. Nos manifestamos con fuerza en las calles de Nantes, en los campos que Amazon sueña con asfaltar o por bloquear los centros de intoxicación del mundo. Y como [email protected], [email protected] intentamos ir al encuentro de nuevas personas y buscamos la manera de hacer converger nuestras fuerzas y actuar contra el hiper capitalismo y por lo viviente.
Y por eso tenemos tantas ganas de intercambiar con [email protected], de preguntaros sobre vuestras prácticas, de hablaros de las nuestras, y ¿quién sabe ?, de poder soñar [email protected]

Desde el caos de las expulsiones de una parte de la ZAD en 2018, [email protected] continuamos habitando el bocage, y buscando siempre la forma de esquivar la ley para evitar que la usen para neutralizar nuestra forma de vida. Un combate arriesgado y una carrera de fondo. Pero sobre todo hemos salido de la urgencia de la lucha contra el aeropuerto y con esta dilatación del tiempo, ahora tenemos la disponibilidad existencial de reforzar a largo plazo el panel material e inmaterial de la autonomía que estamos construyendo. Y de dar más tiempo y espacio a otras cuestiones como el cuidado, el antirracismo o la lucha contra el patriarcado. No siempre es fácil y los eventos dolorosos nos recuerdan que el camino es largo y que estas cuestiones esenciales están en el centro de nuestra cultura colectiva y de nuestros espacios de acogida.

Estamos probando también formas de reencontrar nuestra relación con lo invisible, para sentirse mejor y compartir eso que nos une con otras formas de vida con las que cohabitamos. Intentamos reconvertir a nuestra manera las tradiciones populares que sabían celebrar las uniones de lo vivo.

Buscamos igualmente los caminos para que el arte, como [email protected] [email protected] proponéis, pueda sostener nuestra supervivencia y nuestras esperanzas. [email protected] de [email protected] tenemos, con el teatro, la danza o el dibujo, formas de vida sorteadas de habitar el mundo. Intentamos crear puentes entre nuestras vidas y esas prácticas artísticas, y pasarelas entre la zad y los artistas de otros lugares. Y todo esto nos plantea muchas preguntas como por ejemplo : ¿Cuándo el arte se sirve de una lucha como de cualquier otro material, camuflado de buena conciencia y cuando nos permite conectarnos y crecer ?

Aquí nos gusta bailar, cantar o escribir canciones, algunas veces hemos hecho grandes animales articulados y centenas de máscaras. A veces improvisamos rituales novatos mitad fantásticos, mitad solemnes. Y nos encantaría poder compartir todas esas cosas con [email protected] [email protected] Y adoraríamos aprender a hacer grandes frescos coloridos como los que [email protected] sabéis tan bien hacer.
Nos gustaría también presentaros nuestros diversos lugares de vida con usos híbridos, los campos, los talleres, los rebaños y los bosques del movimiento. Es, al mismo tiempo, poco y mucho para [email protected] Es a partir de esto que, bien que mal, nos esforzamos en experimentar lo que puede ser una relación al trabajo, a la producción, a la redistribución que no esté sometida al nihilismo mercantil y destructor del suelo que lo alberga. Y es también que imaginamos los intercambios con [email protected] y otros territorios en busca de autonomía todavía más estimulantes cuando estemos [email protected] físicamente.
 
Nos gustaría nombrar lo que hace que nuestras luchas sean comunes y no simplemente solidarias. Y estamos [email protected] para respaldar vuestro proyecto de vencer los calendarios y la geografía, para poder juntarse alrededor de nuestro sueño común. Por esta razón os hacemos las siguientes proposiciones :

1- Nos encantaría acoger a la totalidad o una parte de la delegación en la zad, por el tiempo que os parezca oportuno. Para que podamos invitaros a descubrir la vida cotidiana, con el fin de compartirla con [email protected] e intercambiar sobre nuestras prácticas.
En el seno de estos encuentros, propondremos momentos no mixtos (sin hombres cis). 

2- Y, si así lo deseáis, existe también la posibilidad de organizar unos días de encuentros “intergalácticos” en relación a vuestra llegada, más abierta a la presencia de varias centenas o incluso miles de personas (adaptándonos a las precauciones sanitarias que consideremos oportunas en ese momento preciso). Los encuentros intergalácticos animaron los últimos cuatro veranos de la zad, permitiendo que se crucen representantes de numerosas luchas de países diferentes. Se llevan a cabo en la Ambazada, nuestra cabaña intergaláctica, construida con [email protected] [email protected] vasques y [email protected], para acoger las diferentes luchas de otros lugares ; La construimos soñando que un día vendríais.

Organizar un encuentro como este cuando vengáis, y hacer de este un momento fuerte de vuestro paso por Europa, podría permitir reunir diferentes espacios de resistencia para continuar compartiendo sobre las respectivas prácticas, y lo que podría aportar vuestra singular experiencia. 
Además, en cuanto a la posibilidad de realizar grandes eventos no mixtos (sin hombres cis), nos sumamos a los procesos de otras regiones.

Estamos [email protected] y os esperamos

Hasta muy pronto

Desde la superficie bien plana ( y a la izquierda) del bocage de Notre-Dame-Des-Landes
Algunas mujeres+ , habitantes de la ZAD

*Utilizamos la palabra “mujeres+” para hablar desde nuestra realidad, pero este termino se quiere inclusivo con todas las personas que no se reconocen como hombres cis. Deseamos que todas las personas se sientan invitadas, también los compañeros.




Source: Zad.nadir.org